Comentario a la Resolución 5-E/2018 de la Agencia de Acceso a la Información Pública

Hoy se publica en el BO la Resolución 5-E/2018 mediante la cual la Agencia de Acceso a la Información Pública (AAIP) crea un procedimiento interno para compatibilizar los casos de acceso a la información púbica y protección de datos personales.

Los considerandos de esta norma explican el posible conflicto entre ambas areas que es muy claro pero que se soluciona con una interpretación armónica de ambos derechos.

Por una parte la ley de acceso a la información pública, tiene por objeto “garantizar el efectivo ejercicio del derecho de acceso a la información pública, promover la participación ciudadana y la transparencia de la gestión pública en Argentina” (art. 1, ley n. 27.275). Por la otra la ley de Protección de Datos Personales tiene por objeto “la protección integral de los datos personales asentados en … bancos de datos … para garantizar el derecho al honor y a la intimidad de las personas… conformidad a lo establecido en el artículo 43, párrafo tercero de la Constitución Nacional” (artículo 1, ley 25.326).

La ley de acceso a la información pública además creó la Agencia de Acceso a la Información Pública. Se trata de un ente autárquico con autonomía funcional en el ámbito de la Jefatura de Gabinete de Ministros con el objeto garantizar el efectivo ejercicio del derecho de acceso a la información pública.

A su vez a fines del 2017 (Decreto N°899 del 3 de noviembre de 2017) el gobierno unificó las áreas de protección de datos personales (que estaba en el Ministerio de Justicia) y acceso a la información publica bajo un único organismo, la AAIP. Desde entonces la AAIP funciona con dos direcciones: una de protección de datos personales y otra de acceso a la información publica (Decisión Administrativa 1002 del 15 de noviembre de 2017). Esto además refleja las numerosas experiencias en el derecho comparado (reseñadas en los considerandos de la Resolución que comentamos) como las de Australia, Alemania, México y el Reino Unido, entre otras, que diseñaron organismos reguladores que concentran el control, tanto del acceso a la información pública como de la protección de datos personales, en un solo organismo.

Los considerandos de la norma explican que el principio general que rige es la presunción de publicidad de la información en poder de los organismos públicos, lo cual está expresamente previsto en la ley y reconocido en la jurisprudencia argentina.

Pero también recuerdan los considerandos que hay excepciones al acceso completo de datos personales y en tal sentido los considerandos citan la excepción de privacidad prevista en la ley y su decreto reglamentario.

– la Ley N° 27.275 prevé como una de las limitaciones al acceso a la información pública a aquella información que “contenga datos personales y no pueda brindarse aplicando procedimientos de disociación, salvo que se cumpla con las condiciones de licitud previstas en la ley 25.326 de protección de datos personales y sus modificatorias” (artículo 8°, inciso i).

– el decreto reglamentario estableció, en lo que respecta al inciso i), que “la excepción será inaplicable cuando el titular del dato haya prestado consentimiento para su divulgación; o cuando de las circunstancias del caso pueda presumirse que la información fue entregada por su titular al sujeto obligado con conocimiento de que la misma estaría sujeta al régimen de publicidad de la gestión estatal; o cuando los datos estén relacionados con las funciones de los funcionarios públicos.

– asimismo, los sujetos obligados no podrán invocar esta excepción si el daño causado al interés protegido es menor al interés público de obtener la información” (artículo 8°, inciso i) del Anexo I del Decreto N° 206 del 27 de marzo de 2017).

Luego de enumerar estas normas, los considerandos de la Resolución, siguiendo la jurisprudencia de la Corte Suprema sobre armominzación de derechos concluye que tanto los derechos de acceso a la información pública y a la protección de datos personales deben ser ejercidos y protegidos de manera armónica. Se concluye que e “que en caso que exista conflicto entre ambos derechos deben aplicarse criterios de proporcionalidad para garantizar y proteger a cada uno de dichos derechos basados en el interés que los justifica” (Principios sobre el Derecho de Acceso a la Información en Resolución CJI/RES.147 (LXXIII-O/08) del Comité Jurídico Interamericano de la Organización de los Estados Americanos).

Se cita asimismo a la Red Iberoamericana de Protección de Datos que sostuvo en un documento del año 2015: “no existe a priori una verdadera colisión, pugna, o conflicto, por lo que no debiera dirigirse la tensión a una realidad iusfilosófica previa, sino más bien, es necesario que las autoridades administrativas competentes, … resuelvan de manera armónica ad casum de la cuestión” (Red IPD, El acceso a la información pública y la protección de los datos personales, México, 4 de noviembre de 2005). Es decir resulta claro que se va a resolver caso por caso, como lo viene haciendo la jurisprudencia y por lo tanto esta norma no resuelve temas de fondo sino de procedimiento interno.

Luego de estas explicaciones la norma en comentario dispone reglas para establecer los mecanismos a implementar ante una posible colisión de estos derechos.

Estas reglas son las siguientes:

  • en los reclamos por incumplimiento previstos en la Ley N° 27.275 de Acceso a la Información Pública, que afecten o potencialmente puedan afectar la protección de datos personales, debe intervenir la DNDP con la finalidad de que esa Dirección emita un informe respecto al caso particular (art. 1).
  • en las actuaciones vinculadas a la Ley N° 25.326 de Protección de Datos Personales, debe intervenir la DNAIP cuando las mismas pudiesen constituir solicitudes de información pública, con la finalidad de que esa Dirección emita un informe respecto al caso particular  (art. 2).
  • en caso de controversia total o parcial entre los informes producidos como consecuencia de las intervenciones referidas en los artículos precedentes, el Director de la AGENCIA DE ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA deberá resolver de manera fundada, debiendo especificar las razones que motivaron la adopción o apartamiento de los informes previamente producidos por las Direcciones Nacionales de cada temática.

La norma nos parece positiva, sobre todo teniendo en cuenta que en el pasado, el anterior gobierno había usado los datos personales como una excusa para para no cumplir con la ley de acceso a la información pública (mas allá de la buena fe en la interpretación de las normas vigentes que pudo haber tenido algún funcionario). En tal sentido se había denegado el acceso a la información claramente pública de contratos administrativos públicos, del sueldo de la Presidenta, de listados de subsidios, o de legajos de sociedades en casos de corrupción administrativa siempre invocando la ley de datos personales. Esta norma apunta a que esos abusos no ocurran mas a futuro.

Unifican protección de datos y acceso a la información en un solo organismo

Mediante el dictado de varias normas y decretos el gobierno Unificó los organismos de protección de datos (DNPDP) y acceso a la información pública (AAIP) en una sola dependencia.

Las normas:

 

  • Decreto 685/2017 – designa a Eduardo Bertoni como director de la AAIP.
  • Decreto 746/17 – se modificaron las funciones y competencias de la Agencia de Acceso a la Información agregando protección de datos personales.
  • Decreto

Bertoni como director de la Agencia de acceso a la información pública

El Gobierno nacional oficializó hoy la designación de Eduardo Bertoni como director de la Agencia de Acceso a la Información Pública, luego de que el pliego de su nombramiento fuera aprobado en una audiencia pública celebrada el pasado 17 de agosto.

El hasta ahora titular de la Dirección Nacional de Protección de Datos Personales del Ministerio de Justicia estará al frente del cargo durante cinco años, con rango y jerarquía de secretario.

Así lo establece el decreto 685/2017, publicado hoy en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en cuya órbita está la Agencia de Acceso a la Información Pública, creada en el marco de la ley de Acceso a la Información Pública.

Este ente autárquico debe velar por el cumplimiento de los principios y procedimientos establecidos en la ley Nº 27.275.

En los considerandos del decreto de designación se remarca que Bertoni “cumple con los requisitos exigidos para el desempeño del cargo referido y no se encuentra incurso en las incompatibilidades establecidas en el artículo 23 de la Ley N°D27.275, ni se ha desempeñado en el transcurso de los cinco años anteriores en cargos electivos o partidarios”.

Doctor en Derecho de la UBA, el flamante director de la Agencia de Acceso a la Información Pública es fundador y ex director del Centro de Estudios en Libertad de Expresión y Acceso a la Información (CELE) de la Facultad de Derecho de la Universidad de Palermo.

Además, fue director de la Fundación para el Debido Proceso Legal, con sede Washington, y entre 2002 y 2005 fue el Relator Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la Organización de Estados Americanos (OEA).

Refoman el decreto 1172

ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA

Decreto 79/2017

Reglamento General del Acceso a la Información Pública para el Poder Ejecutivo Nacional. Modificación.

Ciudad de Buenos Aires, patient sales 30/01/2017

VISTO el Expediente N° EX-2016-05012645-APN-SECAPEI#MI, viagra sale syringe la Ley N° 27.275 y los Decretos Nros. 1172 del 3 de diciembre de 2003 y 117 del 12 de enero de 2016, y

CONSIDERANDO:

Que la CONSTITUCIÓN NACIONAL garantiza el principio de publicidad de los actos de Gobierno y el derecho de acceso a la información pública a través del artículo 1°, de los artículos 33, 41, 42 y concordantes del Capítulo Segundo —que establece nuevos Derechos y Garantías— y del artículo 75 inciso 22, que incorpora con jerarquía constitucional diversos Tratados Internacionales.

 

Que la Ley N° 27.275 tiene por objeto garantizar el efectivo ejercicio del derecho de acceso a la información pública, promover la participación ciudadana y la transparencia de la gestión pública, basándose en los principios de igualdad, celeridad procesal, transparencia y máxima divulgación, entre otros.

Que la mencionada ley introduce nuevos criterios respecto del ejercicio del derecho de acceso a la información pública, que implican un avance en comparación con el REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172 del 3 de diciembre de 2003.

Que por el Decreto N° 117 del 12 de enero de 2016 se estableció que los Ministerios, Secretarías y organismos desconcentrados y descentralizados dependientes del PODER EJECUTIVO NACIONAL debían elaborar un “Plan de Apertura de Datos”, basado en el derecho a buscar y recibir información, consagrado en múltiples instrumentos internacionales de protección de los derechos humanos como la Declaración Universal de Derechos Humanos (artículo 19), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 19.2) y la Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 13.1.).

Que en ese sentido, resulta imperioso actualizar el texto del Decreto N° 1172 del 3 de diciembre de 2003 a las prescripciones establecidas en la Ley N° 27.275 de acceso a la información pública, a los efectos de compatibilizarlo con ella durante el período de su vigencia, como así también asegurar la compatibilidad del Plan de Apertura de Datos estipulado por el Decreto N° 117 del 12 de enero de 2016, con la normativa sobre acceso a la información.

Que ha tomado la intervención de su competencia la DIRECCIÓN GENERAL DE ASUNTOS JURÍDICOS del MINISTERIO DEL INTERIOR, OBRAS PÚBLICAS Y VIVIENDA.

Que el presente se dicta en uso de las atribuciones conferidas por el artículo 99, incisos 1 y 2 de la CONSTITUCIÓN NACIONAL.

Por ello,

El PRESIDENTE
DE LA NACIÓN ARGENTINA
DECRETA:

ARTÍCULO 1° — Sustitúyese el artículo 1° del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTÍCULO 1°.- OBJETO.- El objeto del presente Reglamento es garantizar el efectivo ejercicio del derecho de acceso a la información pública, promover la participación ciudadana y la transparencia de la gestión pública, estableciendo un marco general para su desenvolvimiento”.

ARTÍCULO 2° — Sustitúyese el artículo 2° del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTICULO 2°.- ÁMBITO DE APLICACIÓN. Son sujetos obligados a brindar información pública en el marco del presente reglamento:
a) La Administración Pública Nacional, conformada por la administración central y los organismos descentralizados, comprendiendo en estos últimos a las instituciones de seguridad social;
b) Las empresas y sociedades del Estado que abarcan a las empresas del Estado, las sociedades del Estado, las sociedades anónimas con participación estatal mayoritaria, las sociedades de economía mixta y todas aquellas otras organizaciones empresariales donde el Estado nacional tenga participación mayoritaria en el capital o en la formación de las decisiones societarias;
c) Las empresas y sociedades en las cuales el Estado nacional tenga una participación minoritaria, pero sólo en lo referido a la participación estatal;
d) Concesionarios, permisionarios y licenciatarios de servicios públicos o concesionarios permisionarios de uso del dominio público, en la medida en que cumplan servicios públicos y en todo aquello que corresponda al ejercicio de la función administrativa delegada; y contratistas, prestadores y prestatarios bajo cualquier otra forma o modalidad contractual;
e) Instituciones o fondos cuya administración, guarda o conservación esté a cargo del Estado nacional;
f) Fideicomisos que se constituyeren total o parcialmente con recursos o bienes del Estado nacional;
g) Los entes cooperadores con los que la administración pública nacional hubiera celebrado o celebre convenios que tengan por objeto la cooperación técnica o financiera con organismos estatales;
h) El Banco Central de la República Argentina;
i) Los entes interjurisdiccionales en los que el Estado nacional tenga participación o representación;
j) Los concesionarios, explotadores, administradores y operadores de juegos de azar, destreza y apuesta, debidamente autorizados por autoridad competente.”

ARTÍCULO 3° — Sustitúyese el artículo 5° del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTÍCULO 5°.- ALCANCES.- El derecho de acceso a la información pública comprende la posibilidad de buscar, acceder, solicitar, recibir, copiar, analizar, reprocesar, reutilizar y redistribuir libremente la información bajo custodia de los sujetos obligados, con las únicas limitaciones y excepciones que establece esta norma.
Se presume pública toda información que generen, obtengan, transformen, controlen o custodien los sujetos obligados del artículo 2° del presente reglamento y debe ser brindada en el estado en el que se encuentre al momento de efectuarse la solicitud, no estando obligados a procesarla o clasificarla.
A los efectos del presente, se entiende por:
a) Información pública: todo tipo de dato contenido en documentos de cualquier formato que los sujetos obligados generen, obtengan, transformen, controlen o custodien;
b) Documento: todo registro que haya sido generado, que sea controlado o que sea custodiado por los sujetos obligados independientemente de su forma, soporte, origen, fecha de creación o carácter oficial.”

ARTÍCULO 4° — Sustitúyese el artículo 7° del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTÍCULO 7°.- PRINCIPIOS.- El mecanismo de Acceso a la Información Pública debe garantizar el respeto de los principios de: presunción de publicidad, transparencia y máxima divulgación, informalismo, máximo acceso, apertura, disociación, no discriminación, máxima premura, gratuidad, control, responsabilidad, alcance limitado de las excepciones, in dubio pro petitor, facilitación y buena fe.”

ARTÍCULO 5° — Sustitúyese el artículo 12 del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTÍCULO 12.- SOLICITUD DE INFORMACIÓN. RESPUESTA.- La solicitud de información debe ser presentada ante el sujeto obligado que la posea o se presuma que la posee, quien la remitirá al responsable de acceso a la información pública. La solicitud podrá realizarse por escrito o por medios electrónicos y sin ninguna formalidad a excepción de la identidad del solicitante, la identificación clara de la información que se solicita y los datos de contacto del solicitante, a los fines de enviarle la información solicitada o anunciarle que está disponible.
El sujeto que recibiere la solicitud de información le entregará o remitirá al solicitante una constancia del trámite.
Si la solicitud se refiere a información pública que no obre en poder del sujeto al que se dirige, éste la remitirá, dentro del plazo improrrogable de CINCO (5) días, computado desde la presentación a quien la posea, e informará de esta circunstancia al solicitante.
Toda solicitud de información pública requerida en los términos del presente debe ser satisfecha en un plazo no mayor de QUINCE (15) días hábiles. El plazo se podrá prorrogar en forma excepcional por otros QUINCE (15) días hábiles de mediar circunstancias que hagan razonablemente difícil reunir la información solicitada. En su caso, el sujeto requerido debe comunicar fehacientemente por acto fundado y antes del vencimiento las razones por las que hace uso de tal prórroga.”

ARTÍCULO 6° — Sustitúyese el artículo 16 del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTÍCULO 16.- EXCEPCIONES.- Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando se configure alguno de los siguientes supuestos:
a) información expresamente clasificada como reservada, especialmente la referida a seguridad, defensa o política exterior;
b) información que pudiera poner en peligro el correcto funcionamiento del sistema financiero o bancario;
c) secretos industriales, comerciales, financieros, científicos o tecnológicos cuya revelación pudiera perjudicar el nivel de competitividad o lesionar los intereses del sujeto obligado;
d) información que comprometa los derechos o intereses legítimos de un tercero obtenida en carácter confidencial;
e) información en poder de la Unidad de Información Financiera encargada del análisis, tratamiento y transmisión de información tendiente a la prevención e investigación de la legitimación de activos provenientes de ilícitos;
f) información elaborada por los sujetos obligados dedicados a regular o supervisar instituciones financieras o preparada por terceros para ser utilizada por aquellos y que se refieran a exámenes de situación, evaluación de su sistema de operación o condición de su funcionamiento;
g) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en la defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona del pleno ejercicio de la garantía del debido proceso;
h) información protegida por el secreto profesional;
i) información que contenga datos personales y no pueda brindarse aplicando procedimientos de disociación, salvo que se cumpla con las condiciones de licitud previstas en la Ley N° 25.326 de Protección de los Datos Personales y sus modificatorias;
j) información que pueda ocasionar un peligro a la vida o seguridad de una persona;
k) información de carácter judicial cuya divulgación estuviera vedada por otras leyes o por compromisos contraídos por la República Argentina en tratados internacionales;
l) información obtenida en investigaciones realizadas por los sujetos obligados que tuviera el carácter de reservada y cuya divulgación pudiera frustrar el éxito de una investigación;
m) información correspondiente a una sociedad anónima sujeta al régimen de oferta pública.
Las excepciones contenidas en el presente artículo no serán aplicables en casos de graves violaciones de derechos humanos, genocidio, crímenes de guerra o delitos de lesa humanidad.”

ARTÍCULO 7° — Sustitúyese el artículo 17 del REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el que quedará redactado de la siguiente manera:
“ARTÍCULO 17.- INFORMACIÓN PARCIAL. Los sujetos obligados deben brindar la información solicitada en forma completa. Cuando exista un documento que contenga en forma parcial información cuyo acceso esté limitado en los términos del artículo 16 del presente reglamento, deberá suministrarse el resto de la información solicitada, utilizando sistemas de tachas.”

ARTÍCULO 8° — Incorpórase como artículo 20 al REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el siguiente texto:
“ARTÍCULO 20.- RESPONSABLES DE ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA.- Cada uno de los sujetos obligados deberá nombrar a un responsable de acceso a la información pública que deberá tramitar las solicitudes de acceso a la información pública dentro de su jurisdicción.”

ARTÍCULO 9° — Incorpórase como artículo 21 al REGLAMENTO GENERAL DEL ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA PARA EL PODER EJECUTIVO NACIONAL, aprobado como Anexo VII del Decreto N° 1172/03, el siguiente texto:
“ARTÍCULO 21. – FUNCIONES DE LOS RESPONSABLES DE ACCESO A LA INFORMACIÓN PÚBLICA. Serán funciones de los responsables de acceso a la información pública, en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones:
a) Recibir y dar tramitación a las solicitudes de acceso a la información pública, remitiendo la misma al funcionario pertinente;
b) Realizar el seguimiento y control de la correcta tramitación de las solicitudes de acceso a la información pública;
c) Llevar un registro de las solicitudes de acceso a la información pública;
d) Brindar asistencia a los solicitantes en la elaboración de los pedidos de acceso a la información pública y orientarlos sobre las dependencias o entidades que pudieran poseer la información requerida;
e) Promover prácticas de transparencia en la gestión pública y de publicación de la información;
f) Informar y mantener actualizadas a las distintas áreas de la jurisdicción correspondiente sobre la normativa vigente en materia de guarda, conservación y archivo de la información y promover prácticas en relación con dichas materias, con la publicación de la información y con el sistema de procesamiento de la información; y
g) Todas aquellas que sean necesarias para asegurar una correcta implementación del presente reglamento.”

ARTÍCULO 10. — El presente decreto entrará en vigencia a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

ARTÍCULO 11. — Comuníquese, publíquese, dese a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese. — MACRI. — Marcos Peña. — Rogelio Frigerio.

Continuá leyendo Refoman el decreto 1172

Plan de apertura de datos del gobierno nacional

Adjunto en este post encontrarán el proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública, and anunciado ayer por el presidente Mauricio Macri. Por fin!
Adjunto en este post encontrarán el proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública, and anunciado ayer por el presidente Mauricio Macri. Por fin!
Adjunto en este post encontrarán el proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública, psychotherapist
anunciado ayer por el presidente Mauricio Macri. Por fin!
Adjunto en este post encontrarán el proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública, and anunciado ayer por el presidente Mauricio Macri. Por fin!
Adjunto en este post encontrarán el proyecto de Ley de Acceso a la Información Pública, psychotherapist
anunciado ayer por el presidente Mauricio Macri. Por fin!

El Estado Nacional muestra una firme política de datos abiertos, malady
fundamentada en el hecho que la gente que estaba en la C.A.B.A.  y había hecho una excelente gestión a nivel local ahora está llevando estas políticas de transparencia y acceso a la información a nivel nacional. Seguidamente el primer paso que es el decreto de gobierno abierto.

Pablo Palazzi

 

MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN

Decreto 117/2016

“Plan de Apertura de Datos”.

Bs. As., health 12/01/2016

VISTO el Expediente N° CUDAP: EXP-JGM:0000436/2016, la CONSTITUCIÓN NACIONAL, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, la Convención Interamericana contra la Corrupción, la Ley de Ministerios (texto ordenado por Decreto N° 438/92) y sus modificatorias, y el Decreto N° 13 de fecha 10 de diciembre de 2015, y

CONSIDERANDO:

Que la CONSTITUCIÓN NACIONAL garantiza el principio de publicidad de los actos de Gobierno y el derecho de acceso a la información pública a través de los artículos 33, 41, 42 y 75 inciso 22, por el cual se incorporan con jerarquía constitucional diversos Tratados Internacionales;

Que el derecho de buscar y recibir información ha sido consagrado expresamente por la Declaración Universal de los Derechos Humanos (artículo 19), por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 19.2) y por la Convención Americana sobre Derechos Humanos (artículo 13.1.), incluidos en la mencionada disposición constitucional.

Que la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas afirmó en su resolución 59 (I) que “la libertad de información es un derecho humano fundamental”, pronunciándose en el mismo sentido la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Claude Reyes y otros vs. Chile reconociendo como fundamental el derecho de acceso a la información pública en su doble vertiente, tanto como derecho individual de toda persona, así como obligación positiva del Estado para garantizar el efectivo ejercicio de dicho derecho.

Que la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA DE LA NACIÓN y diversos tribunales inferiores de nuestro país han decidido en el mismo sentido que los citados antecedentes internacionales.

Que tanto la Convención de la Naciones Unidas contra la Corrupción (artículos 10 y 13) como la Convención Interamericana contra la Corrupción (párrafo 5 de su Preámbulo, y artículos III.11 y XIV.2) promueven la transparencia, el acceso a la información pública y la participación de la sociedad civil en la lucha contra la corrupción.

Que por el Decreto N° 13 de fecha 10 de diciembre de 2015, se sustituyó el Artículo 1° de la Ley de Ministerios (texto ordenado por Decreto N° 438/92) y sus modificatorias, creándose el MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN, con el propósito de implementar nuevas formas de gestión que requiere un Estado moderno, como así también el desarrollo de tecnologías aplicadas a la administración pública central y descentralizada, que acerquen al ciudadano a la gestión del Gobierno Nacional.

Que entre las atribuciones asignadas al MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN, se encuentra la de diseñar, proponer y coordinar las políticas de transformación y modernización del Estado en las distintas áreas y determinar los lineamientos estratégicos y la propuesta de las normas reglamentarias en la materia, como así también definir el Plan de Modernización y ejercer funciones como Autoridad de Aplicación del mismo.

Que entre las políticas a implementarse en el marco de la modernización del Estado se encuentran aquellas referidas al Gobierno Abierto, cuya realización requiere de la adopción de medidas que favorezcan la gestión de los conjuntos sistematizados de datos preservados digitalmente por los distintos Ministerios, Secretarías y organismos descentralizados del PODER EJECUTIVO NACIONAL como un activo cívico y gubernamental de carácter estratégico.

Que la República Argentina es Miembro de la Alianza para el Gobierno Abierto desde el año 2012, la cual es promotora de los principios de transparencia, colaboración y participación a nivel internacional, y ante la cual República Argentina ha presentado DOS (2) Planes de Acción con Compromisos concretos en torno a dichos principios.

Que la disponibilidad de los datos públicos en condiciones adecuadas para su uso y reutilización constituye un elemento catalizador para el fortalecimiento del proceso democrático, el desarrollo de políticas públicas basadas en la evidencia, la provisión de servicios públicos centrados en el usuario, y la promoción del desarrollo social, económico, científico y cultural de la Nación.

Que para garantizar lo antedicho, los datos públicos deben ser publicados en forma proactiva, completa y oportuna, en y por los canales, medios, formatos y bajo licencias que mejor faciliten su ubicación, acceso, procesamiento, uso, reutilización y redistribución.

Que en este sentido, los Ministerios, Secretarias y organismos descentralizados del PODER EJECUTIVO NACIONAL deberán diseñar un “Plan de Apertura de Datos”, el que contemplará un cronograma de publicación gradual de todos los datos producidos, almacenados o recopilados en medios digitales, cuya publicidad no se encuentre excluida por normas específicas.

Que el MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN en su calidad de Autoridad de Aplicación del régimen de modernización, deberá coordinar la recepción de la mencionada información, cuya publicidad sólo será limitada cuando así lo dispongan normas específicas de aplicación o por razones fundadas de oportunidad, mérito y conveniencia, a juicio de dicha cartera ministerial.

Que la Secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción a cargo de la OFICINA ANTICORRUPCIÓN ha tomado debida intervención.

Que la presente medida se dicta en ejercicio de las atribuciones conferidas por el artículo 99, inciso 1 de la CONSTITUCIÓN NACIONAL.

Por ello,

EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA

DECRETA:

Artículo 1° — Instrúyese a los Ministerios, Secretarías y organismos desconcentrados y descentralizados dependientes del PODER EJECUTIVO NACIONAL, a elaborar y presentar en un plazo no mayor a CIENTO OCHENTA (180) días desde la entrada en vigencia del presente, ante el MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN y a los efectos de su publicación, un “Plan de Apertura de Datos”, el que deberá detallar los activos de datos bajo su jurisdicción y/o tutela, así como el cronograma de publicación aplicable a los mismos conforme los lineamientos que oportunamente defina el mencionado MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN en su calidad de Autoridad de Aplicación.

La publicación mencionada en el párrafo precedente, sólo será limitada cuando así lo dispongan normas específicas de aplicación o por razones fundadas en oportunidad, mérito y conveniencia, a juicio de la Autoridad de Aplicación.

Art. 2° — Arbítrense los medios necesarios para publicar en un plazo no mayor a NOVENTA (90) días, y mantener actualizado a través del Portal Nacional de Datos Públicos:

a) la estructura orgánica del PODER EJECUTIVO NACIONAL;

b) la nómina de Autoridades Superiores del PODER EJECUTIVO NACIONAL, así como la Declaración Jurada Patrimonial Integral de carácter público que a cada uno de ellos corresponda;

c) la nómina del personal contratado vigente, según conste en la Oficina Nacional de Empleo Público;

d) los escalafones y escalas salariales aplicables a los diferentes regímenes de empleo público;

e) los créditos presupuestarios, según surjan del Sistema Integrado de Información Financiera;

f) las contrataciones que tramiten en el sistema Sistema Electrónico de Contrataciones Públicas;

g) las Solicitudes de Acceso a la Información recibidas en virtud del Reglamento de Acceso a la Información Pública;

h) las Audiencias de Gestión de Intereses, según consten en el Registro Único de Audiencias de Gestión de Intereses del PODER EJECUTIVO NACIONAL.

Art. 3° — El MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN en su calidad de Autoridad de Aplicación, realizará el seguimiento de lo dispuesto en el presente decreto y brindará la asistencia técnica requerida para su mejor implementación.

Art. 4° — El MINISTERIO DE MODERNIZACIÓN y la JEFATURA DE GABINETE DE MINISTROS, en forma conjunta, realizarán el dictado de las normas reglamentarias, aclaratorias, interpretativas y/o complementarias que resulten necesarias para la mejor implementación de lo establecido en el presente Decreto.

Art. 5° — El presente decreto entrará en vigencia a partir de la fecha de su publicación en el Boletín Oficial.

Art. 6° — Comuníquese, publíquese, dése a la DIRECCIÓN NACIONAL DEL REGISTRO OFICIAL y archívese. — MACRI. — Marcos Peña. — Andrés H. Ibarra.

 

Macri anunciaría hoy el proyecto de ley de acceso a la información pública

FUENTE: CIJ

Este martes, ed la Corte Suprema hizo lugar a una acción iniciada por el senador Héctor Rubén Giustiniani y, en consecuencia, ordenó a YPF SA que haga públicas las cláusulas del Acuerdo de Proyecto de Inversión suscripto con Chevron Corporation para la explotación de hidrocarburos no convencionales en las áreas de Lomas de la Lata Norte y Loma Campana de la Provincia del Neuquén (causa “Giustiniani, Rubén Héctor c YPF – s/ amparo por mora”).

La acción judicial fue planteada por Giustiniani luego de que YPF SA se negara expresamente a brindarle la información que había solicitado sobre ese proyecto de inversión, en especial la relacionada con la calidad ambiental y las actividades que desarrollarán YPF y Chevron en las áreas mencionadas.

La decisión, firmada por los ministros Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, recuerda que el derecho de buscar y recibir información ha sido consagrado expresamente por la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y que la Corte Interamericana ha dado un amplio contenido al derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, a través de la descripción de sus dimensiones individual y social.

Con cita de los precedentes “ADC” y “CIPPEC”, del 4 de diciembre de 2013 y del 26 de marzo de 2014, el fallo destaca que la libertad de información es un derecho humano fundamental y que abarca el derecho a juntar, trasmitir y publicar noticias y contempla la protección del derecho de acceso a la información bajo el control del Estado, que tiene por objeto asegurar que toda persona pueda conocer la manera en que sus gobernantes y funcionarios públicos se desempeñan.

Con base en estos principios, la sentencia examina la particular situación de YPF SA. En especial, destaca que el Poder Ejecutivo Nacional no sólo dispone del 51% de las acciones de la sociedad, sino que además ejerce un rol preponderante en su gobierno y cuenta con el poder para determinar sus decisiones. Este poder se ve manifestado, entre otros aspectos, en el hecho de que la Presidenta de la Nación haya designado al gerente general y de que el Ministro de Economía forme parte del directorio.

Por ello, el Tribunal arribó a la conclusión de que la sociedad se encuentra bajo la órbita del Poder Ejecutivo Nacional y, por lo tanto, debe permitir a cualquier persona el acceso a información relacionada con sus actividades.

El fallo también destaca que la empresa desempeña importantes y trascendentes actividades en las que se encuentra comprometido el interés público, por lo que no puede admitirse, en el marco de los principios de una sociedad democrática, que se niegue a brindar información que hace a la transparencia y a la publicidad de su gestión.

Por otra parte, la decisión aclara que YPF SA no puede ampararse en normas destinadas a la búsqueda de eficiencia económica y operativa para evadir la obligación de garantizar y respetar el derecho de acceso a la información. Más aún si se considera que este derecho corresponde a cualquier persona para ejercer el control democrático de las gestiones estatales, de forma tal que pueda cuestionar, indagar y considerar si se está dando un adecuado cumplimiento alas funciones públicas.

La Corte agrega que si bien en determinadas y excepcionales situaciones el derecho de acceso a la información puede estar sujeto a ciertas limitaciones, no se demostró que el caso fuese uno de esos supuestos excepcionales. En particular, remarcó que las imprecisas y genéricas afirmaciones que formuló YPF SA en la causa no eran suficientes para tener por probado que la divulgación del contenido del acuerdo pudiese comprometer secretos industriales, técnicos y científicos.

Por todas estas razones, consideró que no existían motivos que justificaran la decisión de YPF SA de rechazar el pedido de información efectuado por Giustiniani.

Finalmente, el Tribunal aclaró que por ser YPF SA la obligada por la normativa a garantizar el acceso a la información, no correspondía dar intervención en el juicio a Chevron Corporation.

La ministra Elena Highton de Nolasco emitió un voto en disidencia en el que se remitió al dictamen de la Procuración General y declaró la nulidad de las actuaciones por considerar que correspondía dar intervención a Chevron Corporation en la presente causa.

 

Fallo Corte Suprema PDF (admite amparo)

Dictamen P.G.N.  PDF (nulidad del proceso por falta de participación de Chevron)

Fallo Cámara de Apelaciones (niega acceso por considerar que hay secretos industriales) giustiniani 2da insta rechazo

Fallo Cámara Giustiniani v. YPF 2daa instancia

Caso Garrido v. YPF  Manuel Garrido v YPF
FUENTE: CIJ

Este martes, ed la Corte Suprema hizo lugar a una acción iniciada por el senador Héctor Rubén Giustiniani y, en consecuencia, ordenó a YPF SA que haga públicas las cláusulas del Acuerdo de Proyecto de Inversión suscripto con Chevron Corporation para la explotación de hidrocarburos no convencionales en las áreas de Lomas de la Lata Norte y Loma Campana de la Provincia del Neuquén (causa “Giustiniani, Rubén Héctor c YPF – s/ amparo por mora”).

La acción judicial fue planteada por Giustiniani luego de que YPF SA se negara expresamente a brindarle la información que había solicitado sobre ese proyecto de inversión, en especial la relacionada con la calidad ambiental y las actividades que desarrollarán YPF y Chevron en las áreas mencionadas.

La decisión, firmada por los ministros Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, recuerda que el derecho de buscar y recibir información ha sido consagrado expresamente por la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre y por la Convención Americana sobre Derechos Humanos, y que la Corte Interamericana ha dado un amplio contenido al derecho a la libertad de pensamiento y de expresión, a través de la descripción de sus dimensiones individual y social.

Con cita de los precedentes “ADC” y “CIPPEC”, del 4 de diciembre de 2013 y del 26 de marzo de 2014, el fallo destaca que la libertad de información es un derecho humano fundamental y que abarca el derecho a juntar, trasmitir y publicar noticias y contempla la protección del derecho de acceso a la información bajo el control del Estado, que tiene por objeto asegurar que toda persona pueda conocer la manera en que sus gobernantes y funcionarios públicos se desempeñan.

Con base en estos principios, la sentencia examina la particular situación de YPF SA. En especial, destaca que el Poder Ejecutivo Nacional no sólo dispone del 51% de las acciones de la sociedad, sino que además ejerce un rol preponderante en su gobierno y cuenta con el poder para determinar sus decisiones. Este poder se ve manifestado, entre otros aspectos, en el hecho de que la Presidenta de la Nación haya designado al gerente general y de que el Ministro de Economía forme parte del directorio.

Por ello, el Tribunal arribó a la conclusión de que la sociedad se encuentra bajo la órbita del Poder Ejecutivo Nacional y, por lo tanto, debe permitir a cualquier persona el acceso a información relacionada con sus actividades.

El fallo también destaca que la empresa desempeña importantes y trascendentes actividades en las que se encuentra comprometido el interés público, por lo que no puede admitirse, en el marco de los principios de una sociedad democrática, que se niegue a brindar información que hace a la transparencia y a la publicidad de su gestión.

Por otra parte, la decisión aclara que YPF SA no puede ampararse en normas destinadas a la búsqueda de eficiencia económica y operativa para evadir la obligación de garantizar y respetar el derecho de acceso a la información. Más aún si se considera que este derecho corresponde a cualquier persona para ejercer el control democrático de las gestiones estatales, de forma tal que pueda cuestionar, indagar y considerar si se está dando un adecuado cumplimiento alas funciones públicas.

La Corte agrega que si bien en determinadas y excepcionales situaciones el derecho de acceso a la información puede estar sujeto a ciertas limitaciones, no se demostró que el caso fuese uno de esos supuestos excepcionales. En particular, remarcó que las imprecisas y genéricas afirmaciones que formuló YPF SA en la causa no eran suficientes para tener por probado que la divulgación del contenido del acuerdo pudiese comprometer secretos industriales, técnicos y científicos.

Por todas estas razones, consideró que no existían motivos que justificaran la decisión de YPF SA de rechazar el pedido de información efectuado por Giustiniani.

Finalmente, el Tribunal aclaró que por ser YPF SA la obligada por la normativa a garantizar el acceso a la información, no correspondía dar intervención en el juicio a Chevron Corporation.

La ministra Elena Highton de Nolasco emitió un voto en disidencia en el que se remitió al dictamen de la Procuración General y declaró la nulidad de las actuaciones por considerar que correspondía dar intervención a Chevron Corporation en la presente causa.

 

Fallo Corte Suprema PDF (admite amparo)

Dictamen P.G.N.  PDF (nulidad del proceso por falta de participación de Chevron)

Fallo Cámara de Apelaciones (niega acceso por considerar que hay secretos industriales) giustiniani 2da insta rechazo

Fallo Cámara Giustiniani v. YPF 2daa instancia

Caso Garrido v. YPF  Manuel Garrido v YPF
Según Nota en La Nación

El ministro de Justicia, price
Germán Garavano, physician adelantó la semana pasada que se preparaba un paquete de ocho leyes “urgentes” en materia penal. Entre ellas, help planteó la creación de nuevos juzgados, la posibilidad de que la mayoría de los juicios orales los haga un solo magistrado y no un tribunal y la formación de un equipo de 10 jueces especializados en el crimen organizado. Además, se prevé modificar la ley de Ministerio Público. Hasta anoche no estaba definido si hoy los anunciará el propio Macri. Sí hablará de la lucha contra el narcotráfico. En materia política, el Gobierno pretende avanzar con la instrumentación de la boleta única electrónica y una ley de acceso a la información.

Acceso a la información pública en un contrato de acceso público vs. cláusulas confidenciales

Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, there
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, Oncology
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, there
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, Oncology
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, visit this site
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, sales
por sentencia del 8 de septiembre de 2015, recipe el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, there
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, Oncology
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, visit this site
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, sales
por sentencia del 8 de septiembre de 2015, recipe el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, allergy
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, pills por sentencia del 8 de septiembre de 2015, el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, there
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, Oncology
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, visit this site
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, sales
por sentencia del 8 de septiembre de 2015, recipe el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, allergy
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, pills por sentencia del 8 de septiembre de 2015, el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, neuropathist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, there
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, Oncology
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, visit this site
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, sales
por sentencia del 8 de septiembre de 2015, recipe el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, allergy
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, pills por sentencia del 8 de septiembre de 2015, el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, neuropathist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Durante todo el año hubo distintas explicaciones, viagra
algunas contradictorias, medical
por parte del Gobierno; qué dice Twitter y qué pasa con las cuentas en otras redes sociales, pero el gobierno erróneamente sostiene que no debe informar sobre esa cuenta que se usa para políticas públicas y que está exenta del acceso a la información pública. Incorrecto, es un bien que tuvo publicidad pagada por el Estado nacional y con fondos públicos, por lo tanto todo lo que se hiciera con esa cuenta era del Estado Nacional.
Hoy se publicó en el BO la ResoluciónGeneral 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, info
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, viagra buy
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, check había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

 

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, doctor
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente Amado Boudou. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, recipe
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, cheap
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Hoy se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, illness
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, approved
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, advice había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al pública.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, stomach
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, cialis la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, cardiologist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, about it
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, click
había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, pharmacy
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, there
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, Oncology
la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, visit this site
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, sales
por sentencia del 8 de septiembre de 2015, recipe el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
Improcedencia de pedido de acceso. Posibilidad de que se divulguen la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios. Eventual afectación de datos sensibles de los imputados.

CNACAF – SALA III – 18/11/2015 –  Causa Nº 8633/2015 – “Martinez Silvina Alejandra c/ EN- Mº Justicia DDHH s/ Amparo Ley 16.986”.  

Buenos Aires, allergy
18 de noviembre de 2015.

Y VISTOS; CONSIDERANDO:

I- Que, pills por sentencia del 8 de septiembre de 2015, el Sr. Juez de primera instancia decidió admitir -con costas- la presente acción de amparo y, en consecuencia, ordenó a la demandada que -en el plazo de cinco (5) días- entregara a la actora copias completas de los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04:0063239/2012. Asimismo, dispuso en cuanto al expediente S04:0053188/2012 (respecto al cual no ha existido controversia) que, consentido o ejecutoriado el fallo, la actora podría retirar, bajo recibo y constancia en autos, la copia que se hallaba reservada en Secretaría.-

Para así decidir, en síntesis, señaló que -de las actuaciones administrativas acompañadas por la demandada- surgía que la solicitud formulada por la actora, había sido girada a la Subsecretaría de Coordinación y Control de Gestión Registral, que, a su vez, la remitió a la Dirección General de Asuntos Jurídicos, la cual dictaminó que “en virtud de lo normado por el Anexo VII al Decreto Nº 1172/2003 debe brindarse la información pública requerida, con las restricciones previstas en el artículo 5º, in fine, y 16 del citado reglamento”. Asimismo, indicó que -con posterioridad- en la Dirección de Sumarios, el Instructor Sumariante opinó que no se advertía impedimento alguno en suministrar la información requerida -copias- respecto del expte. S04:0053188/2012, pero que no podía hacerse lo mismo con los exptes. S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012, en los que se investigaba: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”. Ello, en razón de haberse considerado -en sede administrativa- que la petición formulada resultaba anticipada, dado que todavía no había sido dictado -en ninguno de esos expedientes- el acto administrativo por el que se diera por cumplido el procedimiento sumarial en los términos del art. 122 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, conforme el decreto 467/99, de acuerdo con la exégesis que realizara de la norma del Anexo VII, art. 16, inc. h), del decreto 1172/03); así como que el art. 109 y siguientes del citado Reglamento únicamente otorgaba participación y acceso a la información de las actuaciones sumariales al sumariado, a la Fiscalía de Investigaciones Administrativas y a la Sindicatura General de la Nación, rechazando el acceso de personas ajenas a la investigación. Puso de resalto que luego de ello, en las actuaciones administrativas, no se registraba ninguna actividad tendiente a proveer el pedido de la actora, por lo que no había sido evacuada la solicitud de información.-

Destacó que -de la reseña efectuada- que resultaba que en el caso había tenido lugar una omisión de la autoridad pública respecto de la solicitud de información realizada por la accionante. Asimismo, ponderó que -siguiendo el criterio expuesto por el Alto Tribunal en el precedente “CIPPEC”- en materia de acceso a la información pública existía un importante consenso normativo y jurisprudencial en cuanto a que la legitimación para presentar solicitudes debía ser entendida en sentido amplio, sin necesidad de exigir un interés calificado del requirente; como así también que el hecho de que la información requerida involucrara datos de terceros no aparecía como una razón dirimente para exigir al solicitante un interés calificado.-

En ese sentido, sostuvo que la interpretación que la autoridad demandada hacía del Anexo VII del art. 16, inc. h) del decreto 1172/03, resultaba manifiestamente improcedente, ya que la propia norma se refería a documentos que “no formen parte de un expediente”, y que -en definitiva- como fuera admitido tanto en sede administrativa -en el dictamen del Instructor Sumariante- como en esta instancia judicial -en ocasión del informe del art. 8º de la ley 16.986-, con la clausura de la etapa de investigación, había cesado el secreto del sumario.-

Por último, dejó sentado que -de acuerdo con el objeto de la presente acción de amparo- correspondía ordenar directamente a la demandada que entregara a la actora copias de los expedientes en cuestión y no otorgarle un plazo para que aquélla se pronunciara sobre la solicitud de información efectuada hace más de diez meses, lo cual no haría otra cosa que demorar aún más la efectivización de un derecho humano fundamental (fs. 98/100).-

II- Que, contra la sentencia de primera instancia, el Estado Nacional- Ministerio de Justicia- Derechos Humanos- interpuso recurso de apelación a fs. 102/8, que ha sido concedido a fs. 109.-

El recurrente cuestiona que se haya admitido la procedencia de la vía de la acción de amparo. Sostiene que la actora no ha logrado acreditar la existencia de una lesión cierta, actual, directa y manifiesta en los términos del art. 43 de la Constitución Nacional. Refiere que para que pueda conferirse tutela judicial inmediata por conducto del amparo es requisito indispensable acreditar una situación de urgencia. Afirma que la actora sólo ha invocado un daño meramente conjetural, inactual, no justificado y cuya reparación no reclama en forma autónoma ni subsidiaria. Apunta que se ha prescindido de acreditar las circunstancias que sustenten la premura con la que se pretendió el acceso a la información requerida. Considera que -de esa forma- la actora confunde conceptos porque pretende que los laxos requisitos de accesibilidad a la información pública que establece el decreto 1172/03 (norma de rango inferior) se trasladen como fundantes de la acción de amparo prevista en la ley 16.986. Indica que el amparo constitucional no ha sido consagrado para tutelar daños meramente conjeturales o hipotéticos; así como que -en el caso- no existe relato ni prueba de un perjuicio dotado de las exigencias aludidas. Sostiene que lo actuado por el Estado Nacional no se encuentra viciado de ilegalidad o arbitrariedad, pues es consecuencia del estricto apego al decreto 1172/03 y a la Constitución Nacional. Destaca que la vía adecuada para accionar era la que señala el mismo régimen del decreto 1172/03, en cuanto en caso de silencio de la Administración, remite al art. 28 de la ley 19.549. Entiende que la arbitrariedad invocada no fue tal, o por lo menos no revela la característica de “manifiesta”, conforme exige la utilización de la vía elegida; así como que la actora no acreditó un daño imposible de conjurar por medio de otro recurso o remedio.-

Por otra parte, se agravia respecto a la procedencia sustancial de la acción de amparo intentada. Al respecto, sostiene que el Sr. Juez de primera instancia estimó que la condición de “sumarios administrativos” de la documentación requerida por la actora, no se alzaba como un impedimento para que se permitiera su acceso al público, cuando su parte explicó que la pretensión de acceder a las constancias de expedientes disciplinarios seguidos contra terceros ajenos a la controversia no podía encuadrar en el concepto de “información pública” al que se refiere la reglamentación. Señala que con la excusa de obtener autorización judicial para que se permita el empleo de una herramienta concebida -entre otros objetivos- para combatir la corrupción y mejorar la actividad gubernamental, se facilitaría el acceso al público en general a investigaciones disciplinarias, cuya eficacia depende -la mayor parte de las veces- de la discreción con la cual se instruye. Indica que también resulta erróneo considerar que la conclusión del secreto de sumario establecida en el art. 46 del Reglamento de Investigaciones Administrativas, torna -sin más- pública a la información solicitada. Asimismo, argumenta que si el principal interesado recién puede tomar vista de las actuaciones luego de clausurada la etapa de investigación (art. 107), no resulta razonable que un tercero tenga acceso con anterioridad. Señala que ese razonamiento no sólo se encuentra en contradicción con el proceso establecido en el Reglamento de Investigaciones Administrativos, sino que también vulnera el derecho a la intimidad del propio sumariado que todavía no pudo ejercer su derecho de defensa.-

Refiere que le causa agravio que se haya considerado que no se verificaban -en el caso- las previsiones establecidas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, respecto a las excepciones a la obligación de proveer la información requerida. Destaca que el decreto 467/99 confiere carácter público a la información obrante en los expedientes administrativos una vez que se encuentra clausurada la investigación sumarial y no cuando se levanta el secreto de las actuaciones (art. 46). Dice que en el caso, el pedido de la actora se refirió a cuatro sumarios: uno de los cuales fue aportado al responder el informe del art. 8º de la ley 16.986 y que, en cuanto a los tres restantes, no contienen información cuyo acceso pueda lograrse a través del régimen invocado en la demanda, pues se trata de sumarios disciplinarios que se encuentran en pleno trámite y si se difundieran anticipadamente sus constancias, podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido al instruirlos y se afectaría el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en esos trámites. Apunta además que -en la sentencia apelada- no se ha efectuado diferencia alguna sobre el contenido de la información, cuando de las excepciones establecidas en el inc. 1 del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/03, surge que existe documentación que reviste calidad de reservada; obligándose a su parte a aportar información personalísima del sumariado, lo cual se encuentra vedado tanto por la ley 25.326, como por la norma antes citada. Solicita que se revoque la sentencia apelada, con costas.-

A fs. 113/5, obra la contestación de agravios que ha sido presentada por la parte actora y, a fs. 118/21, el dictamen del Sr. Fiscal General, quien opina que corresponde revocar la sentencia apelada, en tanto considera que la autoridad no ha obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta, ya que se encontraba exceptuada de brindar la información requerida con arreglo a lo establecido en los incisos f) e i) del artículo 16 del decreto 1172/03 (Anexo VII).-

III- Que, en primer lugar, corresponde señalar que no resulta viable el agravio vertido en torno a la procedencia formal de la acción intentada a los fines del acceso a la información, en los términos del decreto 1172/03.-

Sobre este punto, resulta suficiente con remitir a la doctrina sentada por la Excma. Corte Suprema Justicia de la Nación, en el precedente “Asociación Derechos Civiles c/ EN- PAMI (Dto. 1172/03) s/ amparo ley 16.986”, del 4 de diciembre de 2012 (Fallos 335:2393), y en la causa: “CIPPEC c/ EN- Mº Desarrollo Social -Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 26 de marzo de 2014 (luego reiterada en autos: “Gil Lavedra, Ricardo Rodolfo c/ Estado Nacional -Ministerio de Justicia y Derechos Humanos- Inspección General de Justicia s/ amparo ley 16.986”, del 14 de octubre de 2014).-

Ello es así, toda vez que desde el primero de los precedentes citados, ha quedado admitida la vía procesal de la acción de amparo para supuestos como el que nos ocupa (C.S., “Asociación de Derechos Civiles”, Cons. 10 -quinto párrafo- y Cons. 15; confr. dictamen fiscal, a fs. 95 vta., in fine; en igual sentido, Sala IV, “Asociación Derechos Civiles c/ EN -JGM – Dto 1172/03 s/ amparo ley 16.986”, del 10/5/11; “Fitz Patrick, Mariel c/ EN- JGM s/ amparo ley 16.986”, del 31/10/13; esta Sala, “Stolbizer Margarita c/ EN- Mº JUSTICIA DDHH s/amparo ley 16.986”, del 20/2/15).-

IV- Que, sentado ello, en lo concerniente a la admisibilidad sustancial de la acción de amparo intentada, cabe poner de resalto que la cuestión materia de agravio se circunscribe al acceso a la información contenida en los expedientes S04:0063237/2012, S04:0063238/2012 y S04: 0063239/2012. En estos sumarios, que se hallan actualmente en trámite, se investiga: a) la desaparición del expediente de estatutos correspondiente a la entidad “Compañía de Valores Sudamericana SA”; b) la desaparición del trámite de reforma de los estatutos de la sociedad “The Old Fund SA”; y c) la desaparición del trámite de reforma de estatutos correspondiente a la sociedad “London Supply SACIFI”, acaecidas en el ámbito de la Inspección General de Justicia y respecto a las cuales, la actora no reviste carácter de imputada (vide copias certificadas por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que obran agregadas a fs. 27/76 de esta causa).-

El planteo de autos, a los fines de discernir el acceso a la información pretendido por la actora, gira en torno al análisis de las excepciones previstas en el art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003; pues admitida que fuera la configuración de alguno de los supuestos allí enumerados, quedaría descartada la viabilidad de la presente acción de amparo, por no verificarse -en el caso- la existencia de una conducta manifiestamente arbitraria o ilegítima de la demandada (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional).-

En este orden de ideas, inicialmente, corresponde señalar que -como bien ha sido considerado en la sentencia apelada- resulta inaplicable a la especie el inciso h) del art. 16 del decreto 1172/03, en tanto la excepción allí prevista versa sobre documentos que “no formen parte de un expediente” (confr. en igual sentido, dictamen fiscal, a fs. 119 vta., in fine).-

No obstante ello, cabe tener en cuenta que el demandado ha puesto de resalto la imposibilidad de conferir acceso a la información a un tercero respecto a las actuaciones sumariales, en las cuales ni siquiera ha podido tomar intervención el principal interesado por no hallarse clausurada la etapa de investigación (conf. art. 107 y ss. del decreto 467/99), así como que de admitirse aquélla petición podría verse seriamente comprometido el propósito perseguido con la instrucción de esos sumarios y, asimismo, afectarse el derecho a la intimidad de cada uno de los involucrados en tales trámites. Desde esa perspectiva y siguiendo el criterio expuesto en el dictamen del Sr. Fiscal General (v. especialmente, ap. 7 y 8, a fs. 120/vta.), corresponde estar a la verificación -en el caso- de las excepciones establecidas en los incisos f) e i) del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003, que prevé que: “Los sujetos comprendidos en el artículo 2º sólo pueden exceptuarse de proveer la información requerida cuando una Ley o Decreto así lo establezca o cuando se configure alguno de los siguientes supuestos… f) información preparada por asesores jurídicos o abogados de la Administración cuya publicidad pudiera revelar la estrategia a adoptarse en defensa o tramitación de una causa judicial o divulgare las técnicas o procedimientos de investigación o cuando la información privare a una persona el pleno ejercicio de la garantía de debido proceso”; e “…i) información referida a datos personales de carácter sensible -en los términos de la Ley Nº 25.326- cuya publicidad constituya una vulneración del derecho a la intimidad y al honor, salvo que se cuente con el consentimiento expreso de la persona a que refiere la información solicitada…”

Es que, como ha destacado el Sr. Fiscal General, si bien esta causal no fue expresamente identificada por la demandada, esa parte insistió respecto a la necesidad de “resguardar tanto el éxito de las investigaciones como el derecho a la intimidad de aquellas personas a las que se refieren” (confr. informe del art. 8º de la ley 16.986, a fs. 79). Así, en caso de proveerse a la actora la información solicitada, podría divulgarse la técnica o el procedimiento de investigación en el curso de los sumarios administrativos bajo análisis. Ello, claro está, sin dejar de ponderar la eventual afectación de datos sensibles, en el supuesto que se hallen incorporados los legajos personales de los imputados, en los términos de la excepción contemplada en el inciso i), del art. 16 del Anexo VII del decreto 1172/2003 (conf. dictamen, a fs. 118/21). En consecuencia, de conformidad con las consideraciones expuestas, se impone concluir que la parte actora no ha logrado acreditar que la autoridad administrativa hubiese obrado con arbitrariedad o ilegalidad manifiesta (conf. art. 1º de la ley 16.986 y art. 43 de la Constitución Nacional); por lo cual corresponde admitir la apelación y revocar la sentencia de primera instancia en lo que ha sido materia de recurso.-

Las costas de ambas instancias se distribuyen en el orden causado, en atención a las particularidades y complejidad de la cuestión debatida en autos (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C. P. C. C.).-

Por ello y de conformidad con lo dictaminado por el Sr. Fiscal General (fs. 118/21), se RESUELVE: admitir el recurso de apelación interpuesto por la parte demandada y, en consecuencia, revocar la sentencia de primera instancia, en lo que ha sido materia de agravio. Costas de ambas instancias, en el orden causado (conf. arts. 68, ap. 2do y 279 del C.P.C.C.).-

A los fines del art. 109 del R.J.N., se deja constancia que el Dr. Carlos Manuel Grecco no suscribe la presente por hallarse en uso de licencia.-

Regístrese, notifíquese a las partes y al Sr. Fiscal General en su público despacho y, cumplido que sea, devuélvase.-

Fdo.: JORGE ESTEBAN ARGENTO – SERGIO GUSTAVO FERNÁNDEZ

Citar: elDial.com – AA93E7

Publicado el 15/01/2016
El 25 de enero de 2016 se publicó en el B.O. la Resolución General 2/2016 mediante la cual se reabren los archivos de la IGJ al público.

Recordamos que el pasado gobierno había cerrado la información que toda la vida fue publica, neuropathist
con el fin de ocultar registros societarios ligados a actos de corrupción ligados con varios funcionarios pero en especial con el Vicepresidente de Cristina Kirchner y a Hotesur. Una nota periodística lo caracterizó así:

La Inspección General de Justicia, la oficina dependiente del ministerio que se encarga de registrar y controlar a todas las sociedades comerciales y organizaciones civiles inscriptas en la Capital Federal, había intentado bloquear el acceso a esos datos -paradójicamente acumulados en el Registro Público de Comercio- para mantener el cepo informativo que ese mismo organismo había dispuesto a través de una resolución cuando buscaba ocultar datos comprometedores de otra empresa vinculada con el poder kirchnerista: Ciccone Calcográfica, y la fantasmal firma que tomó su control, The Old Fund. Con el tiempo, la justicia comprobó que ese fondo estaba relacionado con el vicepresidente Amado Boudou.

Varios amparos de la justicia en lo contencioso-administrativo federal e incluso del fuero comercial le dieron la razón a varios reclamantes que pretendieron acceder a esta información y fueron bloqueados, a veces usando burdamente la excusa de la ley de protección de datos personales.

Incluso durante el 2015 para disimular la cosa mas la IGJ había aprobado una norma que se autotitulaba de acceso a la información, pero lo único que hacía esa norma era limitar mas aun el acceso a lo que históricamente era público en el Registro Público de Comercio. La norma era realmente una tomada de pelo la gente y a los usuarios del registro.

Ahora esta nueva norma abre nuevamente los registros que en el pasado siempre habían sido públicos.

 
Durante todo el año hubo distintas explicaciones, viagra
algunas contradictorias, medical
por parte del Gobierno; qué dice Twitter y qué pasa con las cuentas en otras redes sociales, pero el gobierno erróneamente sostiene que no debe informar sobre esa cuenta que se usa para políticas públicas y que está exenta del acceso a la información pública. Incorrecto, es un bien que tuvo publicidad pagada por el Estado nacional y con fondos públicos, por lo tanto todo lo que se hiciera con esa cuenta era del Estado Nacional.
Durante todo el año hubo distintas explicaciones, sovaldi sale
algunas contradictorias, ed
por parte del Gobierno; qué dice Twitter y qué pasa con las cuentas en otras redes sociales, medical
pero el gobierno erróneamente sostiene que no debe informar sobre esa cuenta que se usa para políticas públicas y que está exenta del acceso a la información pública. Incorrecto, es un bien que tuvo publicidad pagada por el Estado nacional y con fondos públicos, por lo tanto todo lo que se hiciera con esa cuenta era del Estado Nacional.
En noviembre de 2015 la Corte Suprema dictó uno de los tantos fallos favorables al derecho al acceso a la información pública, anesthetist en el cual dijo que el Contrato entre YPF y Chevron era público o mejor dicho que el derecho de acceso a la información pública se aplicaba a YPF… Lo único que decidió la Corte Suprema era que el DAIP se aplicaba a una empresa estatal (primer caso de la CSJN en decir eso…). Pero ahora queda debatir si cada una de las cláusulas tachadas, dentist borradas o reservadas son o no públicas… (la cámara de apelaciones, revocada por la Corte, había juzgado de esa manera en forma general) Esto puede llevar mucho tiempo, y va a obligar al juez a leer el contrato in camera, sin escrutinio de la parte…De vuelta hasta la Corte? Hay un tema claro que es el acceso a la información pública en cuentagotas no sirve, y si llega tarde,  tarde, luego de varios años de litigio, peor aun.

 

FUENTES

Infobae

 

La nota de la Nación del día de hoy dice:

El contrato que YPF firmó con Chevron para la explotación conjunta del yacimiento neuquino de Vaca Muerta sigue siendo un secreto. A pesar del fallo de la Corte Suprema que obliga a la empresa estatizada aentregarle una copia al socialista Rubén Giustiniani y que los plazos legales están vencidos, el ex senador santafesino denunció hoy que  la firma intenta “mantener en secreto las clausulas del contrato”. 

“En el día de hoy a las 10,30 hs nos presentamos en el Juzgado Federal Contencioso Administrativo N° 7 de la Dra. María Cristina Carrión de Lorenzo para buscar copia del contrato YPF-Chevron, tal lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación”, relató.

“La copia certificada que YPF dejó en poder de la Jueza en sobre cerrado y sellado en su versión original (inglés) con una traducción al español no nos fue entregada”, denunció el diputado provincial.

Giustiniani explicó que la juez los notificó sobre un escrito presentado por YPF junto con la copia del contrato en la que se aclara que la copia entregada “se encuentra testado en aquellas ‘cláusulas confidenciales ostensibles”. Además, contó que le pidieron a la magistrada su “reserva en la caja fuerte del Juzgado”.

“YPF, cuando presentó una copia del contrato, presentó también un escrito, la jueza se tomó los tres dias habiles para resolver y lo unico que hizo, fue correrme traslado, la estrategia de YPF es volver a discutir lo que ya se discutió“, ahondó en diálogo con Clarín el exsenador.

Asimismo, contó que la propia empresa reconoce en el escrito que“tacharon lo que consideran confidencial” por lo tanto estarían incumpliendo el fallo de la Corte. “El fallo decía una copia fiel, lo que dejaron no lo es, ellos mismos reconocen que no es”, dijo.

Ahora Giustiniani tiene cinco días para contestar el escrito. ” Lo vamos a hacer más rapido, pero si ya espere con paciencia tres años, voy a esperar tranquilo unos días más“, confirmó el socialista. “Esta discusión ellos ya la perdieron“, concluyó.

Tras la denuncia de Giustiniani, la empresa emitió un comunicado en el que ratifica que “cumplió con el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y entregó en tiempo y forma a la titular del juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 7 una copia, en sobre cerrado, del contrato suscripto con Chevron”.

“Presentó, además, un extenso escrito en el que solicitó a la jueza que adopte las medidas necesarias para que, en el marco del cumplimiento de la sentencia del máximo tribunal, se preserve la divulgación pública de información de carácter confidencial que posee un alto valor geológico, comercial, técnico o industrial, cuyo conocimiento por terceros competidores o futuros socios en la explotación del yacimiento Vaca Muerta pudiera redundar en graves perjuicios para el interés general”, señaló.

YPF explicó que el carácter confidencial de los contratos es de “práctica habitual en la industria petrolera” y “forma parte de todos los contratos comerciales que cualquier compañía petrolera firma en el curso normal de sus operaciones”. Es por ello que reclamó que se le garanticen condiciones operativas similares a las de sus competidores.

“Cualquier asimetría en el manejo de la información comercial o industrial supondrá una desventaja competitiva para la empresa, dado que implicará una merma en su poder de negociación frente a terceros y constituirá un factor que desalentará a terceras empresas a asociarse con YPF bajo términos confidenciales”, sostuvieron.

Aunque el exsenador marcó que la copia del contrato entregada en el juezgado tiene “tachones”, la petrolera expresó “firme voluntad de cumplir con lo dispuesto por el decreto de acceso a la información pública sin perjuicio de recurrir a las protecciones previstas en la propia norma en materia de cuestiones industriales, comerciales, financieras y técnicas”.

Macri impulsa el sistema de Gobierno Abierto

 

 
 

 
 

 
 

 
 

 

Macri impulsa el sistema de Gobierno Abierto

El ministro de Gestión y Modernización, health
Andrés Ibarra, anunció hoy que la administración del presidente Mauricio Macri promoverá la implementación del sistema de Gobierno Abierto para darle más transparencia al acceso de la ciudadanía a la información pública.

La decisión se formalizará a través de un decreto que el jefe del Estado firmará en las próximas horas y que posibilitará la apertura, desde el mes próximo, de un portal de datos abiertos con información que “hasta hoy no era publicada”.

De esta forma, todas las áreas del Gobierno tendrán un plan de comunicación e información que será publicado y actualizado en forma permanente, indicó el ministro.

Ibarra formuló declaraciones en una conferencia de prensa luego de la reunión de gabinete que el presidente Macri encabezó esta mañana en la Casa Rosada.

El ministro indicó que el concepto de Gobierno Abierto descansa en “una filosofía de gestión que se traduce en brindar información concreta a los ciudadanos”.

Dijo que esto abarcará datos sobre las estructuras de Gobierno, sueldos y declaraciones juradas de los funcionarios, el sistema de compras del Estado y “toda la información diaria de cada una de las áreas que hoy es algo cerrado, oscuro y no transparente”.

“Nosotros queremos ir en sentido contrario, no sólo para que se conozca la información del Gobierno, sino para que pueda ser usada por la sociedad civil, y a partir de eso constituir mecanismos colaborativos que faciliten desarrollos estadísticos y distintas aplicaciones ”, agregó.

El ministro destacó que “ya hemos realizado una experiencia muy importante” en ese sentido durante la gestión que llevó adelante Macri como Jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Ibarra recordó que desde 2012 la Argentina forma parte de la Alianza Mundial para el Gobierno Abierto, una iniciativa multilateral orientada a propiciar compromisos concretos de parte de los gobiernos para promover la transparencia de la información pública.

Sin embargo, advirtió que hasta el presente la participación del país ha sido “pobre, escasa y poco proactiva, a tal punto que estamos en el puesto 54, mientras que Uruguay, por ejemplo, está en el puesto número siete”.

Por esa razón, remarcó que a partir de la decisión tomada por el Presidente se trabajará activamente para revertir esa tendencia y lograr que la Argentina pase a tener “un rol activo en la promoción de la transparencia, la colaboración y  la innovación.

Fuente

http://prensa.argentina.ar/2016/01/05/62511-macri-impulsa-el-sistema-de-gobierno-abierto.php